ONG internacionales reunidas en El Escorial estudian la creación de una alianza de la sociedad civil para luchar contra los conflictos olvidados

El deterioro del medio ambiente y la crisis de un modelo energético que no es sostenible estarán entre las principales causas de las guerras del futuro. Ésta ha sido una de las principales conclusiones del curso de verano organizado por Intermón Oxfam en el Escorial.

El curso ha reunido a ONG, académicos y representantes del gobierno para estudiar las posibilidades de creación de una alianza española que llame la atención sobre estos conflictos, y presione a gobiernos, grupos armados, multinacionales y otros implicados para que actúen con responsabilidad.

“El petróleo será, más que nunca, el combustible de los conflictos. Hay estudios que indican que la demanda mundial de crudo y gas aumentará un 60 por ciento en los próximos 25 años. El consumo en China e India crece exponencialmente, pero no cuentan con grandes reservas. Sí las hay en Oriente Próximo y en África, un continente con muchos Estados demasiado frágiles y poblaciones muy vulnerables. Es una mezcla explosiva para esas regiones”, explica Fernando Almansa, máximo responsable de las operaciones humanitarias de Oxfam Internacional.

Algunos datos hablan por sí solos. China compra el 60 por ciento de la producción petrolífera de Sudán, un país con diferentes conflictos abiertos, entre ellos una de las peores crisis del mundo, la de Darfur. En Chad, séptimo país más pobre del mundo que produce petróleo desde hace sólo tres años, el gobierno ha utilizado al menos del 12 por ciento de los ingresos del crudo en gastos militares, mientras la crisis en Darfur se extiende a este país y las luchas internas generan más conflicto y pobreza. Como resultado, en el último año más de 140.000 personas han tenido que huir de sus hogares en medio de la violencia en el este del país.

Alianza y movilizaciones

“Para hacer frente a esta situación, tenemos que empezar a simplificar el lenguaje y hablar con claridad. Decir bien alto que estamos indignados, que hay situaciones obvias que son una vergüenza. Si los medios de comunicación informaran sobre muchas de las cosas que pasan habría auténticas revoluciones, porque no existen los conflictos olvidados, sino guerras ignoradas deliberadamente. Se diseña y manipula la ignorancia para evitar que nos cuestionemos lo que está ocurriendo. Por eso, necesitamos empezar a provocar”, explica Almansa.

En el Encuentro de El Escorial, que concluye hoy, se han estudiado los mapas futuros de los conflictos, y se ha debatido sobre experiencias internacionales exitosas en la presión a los gobiernos para sacar del olvido crisis como la de Darfur y avanzar en cuestiones claves como el control del comercio de armas o la protección de la población civil durante los conflictos . El objetivo ha sido extraer ejemplos que sirvan a la futura alianza de organizaciones.